VAKERO, un aliado en el control de malezas

Es un herbicida selectivo con diclosulam como principio activo, ideal para el control de malezas de hoja ancha y algunas gramíneas que compiten con los cultivos de soja y maní.

Los herbicidas pertenecientes al grupo de los ALS inhiben la enzima acetohidroxiácido sintasa esencial en el proceso de síntesis de los aminoácidos de cadena ramificada en la planta. Son herbicidas sistémicos que se translocan por xilema y floema a las zonas de nuevo crecimiento. Estos herbicidas son de absorción foliar y radical y son rápidamente transportados por la planta, tanto vía xilema como floema, con acúmulo en las regiones meristemáticas. Al poco tiempo de ser aplicados, la planta sufre detención del crecimiento, apareciendo la sintomatología primero en las hojas y después el resto de la planta; muriendo tiempo después. La selectividad puede darse por detoxificación metabólica del herbicida a compuestos no tóxicos.


En gramíneas, su acción se observa a través de signos como clorosis o amarillamientos internervales, y coloraciones rojizas en las hojas nuevas. En malezas latifoliadas se ve clorosis, acortamiento de entrenudos y coloraciones moradas en las nervaduras. La deficiencia de aminoácidos provoca una disminución en la síntesis de proteínas que conduce a una caída drástica en la tasa de división celular. En las plantas tolerantes y perennes, el herbicida es transportado hasta los órganos subterráneos de almacenamiento, siendo eliminados. Se utilizan habitualmente en tratamientos de pre y postemergencia.


 
Diclosulam

 

Pertenece a la familia Triazolpirimidinas, es un herbicida selectivo para el control de malezas de hoja ancha y algunas gramíneas que compiten con los cultivos de soja y maní. Es activo en tratamientos de suelo (pre siembra y pre emergencia) y post emergencia. Se utiliza fundamentalmente para uso en el control de Conyza bonariensis.  Controla también otras malezas como: nabón (Raphanus sativus), verdolaga (Potulaca oleracea), enredadera (Ipomoea spp.), yuyo colorado (Amaranthus quitensis), pasto blanco (Digitaria sanguinalis), cebollín (Cyperus rotundus), amor seco (Bidens pilosa), escoba dura (Sida spp.), entre otros.

 
Es un herbicida selectivo y para lograr un control adecuado, el suelo debe tener un nivel de humedad suficiente para la germinación de las malezas y la absorción del herbicida. Independientemente de la humedad del suelo, también deben producirse lluvias posteriores a la aplicación para incorporar el producto.


Comportamiento en el suelo


Presentan una buena residualidad en el suelo que varía dependiendo del compuesto específico, del pH del suelo, la temperatura y del momento de aplicación. Posee una buena residualidad en el cultivo de soja. Aplicado al suelo su efecto residual permite controlar los flujos de emergencia de las malezas durante las etapas iniciales del cultivo evitando así el consumo de agua por parte de las mismas.


Algunas de las propiedades de este herbicida es su eficiencia a dosis bajas, es específico y baja toxicidad para los organismos no objetivos. Pero también una de las características es su pronta degradabilidad. Algunos estudios evaluaron la degradación de diclosulam por diferentes bacterias y constataron que todas las cepas fueron capaces de utilizarlo, aun existiendo variación entre cepas. Los resultados confirmaron que diclosulam es un producto fácilmente degradable. La velocidad de descomposición es variable y depende fuertemente del tipo de herbicida agregado, de la densidad de los microorganismos y de las condiciones ambientales imperantes en el suelo (temperatura, humedad, aireación, contenido de materia orgánica, pH, fertilidad, etc.)


La metabolización microbiana ha sido hallada como la principal vía de degradación de diclosulam en el suelo. Esta metabolización ocurre predominantemente en la capa superficial del suelo donde los microorganismos aeróbicos usan tales herbicidas como fuente de energía y eventualmente como fuente de nitrógeno y azufre. Es importante resaltar que cultivos altamente sensibles como girasol requieren que no se haya aplicado diclosulam dentro del año previo a la siembra para evitar problemas de fitotoxicidad.


Los factores a  considerar ante el riesgo de "carryover" son: 


1) sensibilidad de los cultivos a la familia de herbicidas; 
2) suelo y su pH, materia orgánica (baja), textura (gruesa), labranza cero
3) clima: temperatura (baja) y humedad (precipitaciones menores a 300-350 mm).  

 

Ventajas de la formulación líquida

VAKERO, de Gleba es el único herbicida con diclosulam como principio activo de formulación líquida, al ser una Suspensión Concentrada (SC), posee varias ventajas en cuanto a su eficiencia y facilidad de manejo.

Por un lado, evitamos las posibles reacciones de los polvos en aguas duras donde tapan las boquillas y mangueras del equipo y/o reduce la eficiencia del herbicida, al no penetrar adecuadamente por vía foliar, perdiéndose también eficacia por lixiviación. Al ser una suspensión, las partículas del principio activo son más finas y pequeñas que los polvos mojables, proporcionando una mejor distribución y dispersión en el agua, trasladándose a una mayor eficiencia.

Vakero, al ser líquido también simplifica el proceso de carga y dosificación en los caldos. No requiere una preparación previa, reduce el desperdicio y facilita el proceso de dosificación, ya que no es necesario pesarlo, como en el caso de los sólidos.

Debemos considerar la operatoria de carga como un factor que aporta al agravamiento de los problemas de las mezclas, ya que muchas veces se mezclan en el recipiente de carga dos o más productos puros. Al ser una suspensión, no presenta peligro de espolvoreo, reduciendo riesgos de inhalación durante su manipulación.

Vakero.png