© 2019 hecho por Barzza.

Buscando la eficiencia con los coadyuvantes

15 de Septiembre   de 2019

Los coadyuvantes, se pueden definir como concentrados que son añadidos al caldo de pulverización con la finalidad de aumentar la eficacia de los productos aplicados, mejorando la aplicación final. Repasamos sus ventajas y beneficios que mejoran la eficiencia de los fitosanitarios. 

La agricultura intensiva actual con la gran utilización de la siembra directa y el uso frecuente de fitosanitarios, lleva a un aumento de las aplicaciones de pulverización como método de protección de cultivos. Por lo tanto, el profundo conocimiento de las variables que impactan en la efectividad de estas es fundamental para lograr los objetivos buscados.  En este punto, la utilización de coadjuvantes empieza a tener un rol protagónico, ya que nos permiten mejorar la eficiencia, reducir costos y conseguir que las aplicaciones muestren resultados más consistentes, aun cuando las condiciones de aplicación sean siempre diferentes.
 

El mercado ofrece gran cantidad de opciones de diferentes de formulaciones de coadyuvantes. Determinar cuál es el coadyuvante a utilizar para un objetivo en particular es un desafío que impacta enormemente en la eficiencia de la aplicación. Conocer las características y funciones de los diversos coadyuvantes, para elegir el correcto es importante teniendo en cuenta que esta elección se debe basar en la especie vegetal objetivo, su estado fenológico y de las condiciones ambientales.

Algunas de las funciones de los coadyuvantes son:

•    Reduce la tensión superficial, aumentando el efecto mojante de cada gota pulverizada.
•    Actúa como humectante, generando una película homogénea que aumenta el área de contacto.
•    Actúa como emulsionante, estabilizando la mezcla de sustancias inmiscibles
•    Actuar como dispersante, favoreciendo la correcta dispersión del producto en la aplicación.
•    Aumenta la adherencia de los productos, moderando la acción de lavado por lluvia o riego.

 

¿Porque utilizar coadjuvantes?

La constante búsqueda de la eficiencia en la producción agrícola nos lleva a determinar muy bien la correcta elección de los agroquímicos a utilizar durante el ciclo productivo, a respetar las instrucciones de las etiquetas, calibrar correctamente el equipo de pulverización y aplicar en el momento correcto contemplando las condiciones climáticas ambientales. Esta eficiencia depende de un sin número de factores y la utilización de coadyuvantes de calidad implica un mejor alcance al objetivo y una mayor retención sobre la cubierta vegetal, generando un menor costo para el productor agropecuario y un menor impacto para el medio ambiente.  La mala elección del coadyuvante, puede reducir la efectividad de los tratamientos de 60 a 70 por ciento. 

 

Beneficios directos de la utilización de coadyuvantes


•    Reducen el número y la frecuencia de las aplicaciones.
•    Mejoran el comportamiento de los agroquímicos.
•    Optimizan las dosis de fitosanitarios sin afectar el objetivo.
•    Mejoran y mantienen las propiedades del caldo (humectación, resistencia a U.V.)
•    Mejoran la compatibilidad de los diferentes productos estabilizando las mezclas.
•    Permiten controlar la deriva según el objetivo.
•    Reducen la generación de espuma dentro del tanque

 

Cómo elegir el coadjuvante correcto

Existen muchos coadyuvantes de diferentes compuestos y con diferentes modos de acción. Algunos están diseñados para realizar funciones específicas, incluyendo ajuste del pH, dispersión, extensión, pegado y humectación. Otros pueden reducir la evaporación, la formación de espuma, la deriva de la pulverización y la volatilización. Si bien ningún coadyuvante solo puede realizar todas estas funciones, existen algunos que cubren gran parte de estas funciones al mismo tiempo.

Al ser sustancias inertes en las formulaciones químicas, no existe una regulación para los coadyuvantes. Por lo general, los coadyuvantes se clasifican como: I) adyuvantes activadores y II) adyuvantes utilitarios, donde los primeros aumentan la actividad, penetración, difusión y retención del ingrediente activo, mientras que los utilitarios solo modifican la propiedad de la solución sin afectar directamente la eficiencia de la formulación. También se incluye el grupo de “otros”, aunque no son adyuvantes en su definición de estos, ya que no modifican o ayudan a mejorar la eficiencia de mezclas de pulverización.

Activadores

Surfactantes o tensioactivos (esparcidores de agua).


Modifican las propiedades de la superficie de los líquidos. Poseen moléculas de dos componentes distintos, hidrofílicos (soluble en agua) y lipofílicos (soluble en aceite). Facilitan la formación de emulsiones posibilitando la aplicación de productos oleosos con agua. Reducen la tensión superficial, disminuyendo el ángulo de contacto de la gota con la superficie del vegetal, lo cual facilita el mojado de la misma. Facilitan la penetración a través de las ceras cuticulares. Hay varios tipos de surfactantes o tensioactivos, los no-iónicos (mayormente utilizados con herbicidas), catiónicos, aniónicos y anfóteros. edad y la plántula de la maleza al atravesar la "capa" herbicida” toma el producto, de allí que debe ser usado con humedad en el suelo para que se solubilize o debe recibir una lluvia de 10-20 mm dentro de 7-10 días de la aplicación.

Secuestrantes

Estos cumplen la función de eliminar o ¨secuestrar¨ los cationes. En el caso de aguas duras (altas concentraciones de iones alcalino térreos, como calcio y magnesio), es necesario secuestrarlos de manera que no puedan reaccionar químicamente con los fitosanitarios. Los herbicidas que responden positivamente a la corrección de dureza son: el glifosato y el 2,4-D.

Buffer

El buffer  puede mantener el pH de la solución de pulverización a un nivel contante incluso cuando se agregan más productos; estos son útiles cuando se usan pesticidas sensibles al pH. Para la mayoría de los plaguicidas (herbicidas, insecticidas y fungicidas), el rango óptimo de pH en el agua antes de mezclarse deberá ser de  5.5 a 6.5, mientras que en un pH superior a 7.0 las moléculas corren el riego de degradación y con ello la pérdida de su efectividad biológica.

Antiderivantes

 

La deriva es el resultado de la interacción del viento con el peso de la gota. Los coadyuvantes antideriva son poliacrilamidas que aumentan la viscosidad y el tamaño de la gota. El trabajo del INTA señala que con sólo aumentar un 25% el diámetro, se duplica el peso de la gota. Pero, advierte sobre que esto trae como consecuencia una reducción de la cobertura, en consecuencia el empleo de estos productos antideriva es más indicado para tratamientos terrestres. 

Secuestrantes

Estos cumplen la función de eliminar o ¨secuestrar¨ los cationes. En el caso de aguas duras (altas concentraciones de iones alcalino térreos, como calcio y magnesio), es necesario secuestrarlos de manera que no puedan reaccionar químicamente con los fitosanitarios. Los herbicidas que responden positivamente a la corrección de dureza son: el glifosato y el 2,4-D.

Buffer

El buffer  puede mantener el pH de la solución de pulverización a un nivel contante incluso cuando se agregan más productos; estos son útiles cuando se usan pesticidas sensibles al pH. Para la mayoría de los plaguicidas (herbicidas, insecticidas y fungicidas), el rango óptimo de pH en el agua antes de mezclarse deberá ser de  5.5 a 6.5, mientras que en un pH superior a 7.0 las moléculas corren el riego de degradación y con ello la pérdida de su efectividad biológica.

Antiderivantes

 

La deriva es el resultado de la interacción del viento con el peso de la gota. Los coadyuvantes antideriva son poliacrilamidas que aumentan la viscosidad y el tamaño de la gota. El trabajo del INTA señala que con sólo aumentar un 25% el diámetro, se duplica el peso de la gota. Pero, advierte sobre que esto trae como consecuencia una reducción de la cobertura, en consecuencia el empleo de estos productos antideriva es más indicado para tratamientos terrestres. 

Compatibilizantes

Son utilizados para lograr la combinación de productos que no son compatibles. No son de uso frecuente, y siempre se debe verificar las etiquetas para conocer la compatibilidad del fitosanitario antes de preparar una mezcla. Se utilizan, por ejemplo, cuando se hacen mezclas entre plaguicidas y fertilizantes. Generalmente se usan en laboratorios, ya que la mezcla a nivel de campo puede causar reacciones químicas peligrosas.

Otros

Si bien no son adjuvantes en su definición, ya que no modifican el agua ni mejoran la efectividad de los fitosanitarios, la mayoría de los fabricantes los incluyen en esta categoría.

 

Limpiadores

Se usan para limpiar los equipos de residuos fitotóxicos y eliminar incrustaciones. Los problemas de fitotoxicidad se observan frecuentemente en equipos que previamente han usado herbicidas hormonales.

Antiespumantes

Estos evitan que el caldo de fumigación retenga aire y eliminan la espuma una vez producida. Varios productos cumplen con esta función: fluorocarbonados, polixiloxanos, siliconas, aceites minerales y ácidos grasos.

Colorantes

Permiten la visualización de la aplicación, detectando áreas no cubiertas (chanchos), superposiciones o la efectiva llegada al blanco objetivo. Son utilizados principalmente en ensayos y trabajos de investigación. Se lavan fácilmente con agua y son biodegradables.

Conclusión final

Los coadyuvantes son componentes muy importantes en las formulaciones desde que determinan el comportamiento y diferenciación de los productos y constituyen herramienta estratégica para mejorar la efectividad o facilitar las tareas de aplicación. Al momento de elegir un coadyuvante, hay que analizar las variables que pueden afectar la aplicación. Hay que definir prioridades. En algunos casos la prioridad será mojar mejor, en otras mejorar la retención del producto o mejorar la residualidad, controlar deriva, etc. Debemos seleccionar el tipo de producto que mejor se adapte para lograr el efecto objetivo de la aplicación.

Fuentes consultadas
- INTA – Aplicación eficiente de fitosanitarios – Cap. 9
- INTA – Ámbito de recomendación de aditivos o coadyuvantes en pulverizaciones agrícolas

Los surfactantes o tensioactivos reducen la tensión superficial de las gotas aplanando y extendiendo la gota sobre la superficie.

Fuente: Portalfrutihorticola.com 

 

Penetrantes


Incrementan la capacidad de penetración atravesando las membranas foliares, alargando el tiempo de secado con lo que se incrementa el tiempo de absorción. Los aceites pueden ser de origen mineral o vegetal. Poseen algún grado de fitotoxicidad debido a su función por lo que se deben respetar las dosificaciones recomendadas. 

Aceites minerales: Son derivados del petróleo con un agregado de un 2% un 5% de tensioactivos emulsionantes, con baja fitotoxicidad.  

Aceites vegetales: Normalmente son aceites de granos oleaginosos como soja o girasol.  Presentan menor efectividad que los aceites minerales y también menor fitotoxicidad. Son biodegradables y más amigables con el medio ambiente.

Adherentes


Su función es la de mejorar la adherencia de las gotas a la planta objetivo en condiciones ventosas o lluviosas o por acción mecánica. Las etiquetas suelen incorporar látex o resinas que ayudan al depósito de las pulverizaciones espolvoreadas a adherirse a la superficie de la hoja. 

Utilitarios

Para garantizar la integridad de los fitosanitarios es fundamental garantizar un medio estable que no desintegre estructuralmente los principios activos. Evitando que éstos queden retenidos por las cargas de partículas disueltas en el medio dispersarte y anulando ciertas reacciones químicas los inactivan.

 

Correctores de agua.

Acidificantes 
Los ajustadores de pH son coadyuvantes que mantienen o prolongan la estabilidad de un pesticida modificando el pH final de la solución de pulverización. La mayoría de los ajustadores de pH son acidificantes que reducen el pH y los adyuvantes que aumentan el pH son menos comunes. 
En situaciones de ph alto (alcalinos) se produce la hidrólisis alcalina,  en donde los grupos oxidrilo se combinan con los principios activos del fitosanitario, reduciendo su efectividad.