Calidad de semilla de trigo: ¿por qué evaluar sanidad? Su importancia e impacto en los rindes

Queramos o no, el estado sanitario de nuestro lote de semilla de trigo va a condicionar algunos atributos primarios de la calidad como la viabilidad, la germinación y el vigor de las semillas antes, durante y después de la siembra.
Conozca que cuales son las recomendaciones a tener en cuenta.

Las exigencias de la agricultura actual, nos obliga a utilizar semillas de óptima calidad física, fisiológica y sanitaria. Muchas veces olvidamos presar atención  a este último atributo cuando enfrentamos la campaña de trigo, u otro cultivo. Asumiendo el riesgo de afectar negativamente el establecimiento inicial de las plántulas.

 

 

Estado sanitario

 

La condición sanitaria de las semillas depende de la presencia o ausencia de patógenos, principalmente hongos, bacterias y virus, que pueden ser portados por estas. Algunos de estos patógenos son causantes de fallas en la germinación y/o de la producción de plántulas enfermas que nunca llegarán a ser plantas adultas. 


Una gran cantidad de hongos encuentran en las semillas de trigo, un excelente medio para sobrevivir hasta la próxima campaña. Transformando a las semillas de trigo en vehículos que transportan los hongos causantes de enfermedades a otras regiones y dispersando enfermedades campaña tras campaña.


La siembra de semillas infectadas no solo reduce número inicial de plántulas durante la etapa de emergencia, sino que también aumenta la cantidad del inóculo del hongo en el rastrojo y en el suelo.

Control

 

Para controlar y minimizar los problemas en la germinación y evitar la introducción de patógenos en nuestro campo es importante conocer el estado sanitario de los lotes de semillas de trigo que utilizaremos en nuestra próxima campaña. Para combatir los patógenos causantes de enfermedades, el curado de las semillas es el método de control más utilizado. Existen productos funguicidas curasemillas que nos permiten eliminar patógenos internos y externos, ayudando a proteger a las semillas durante la etapa de germinación y emergencia.


Pero para optimizar el tratamiento de las semillas es indispensable realizar un análisis sanitario del lote de semillas para determinar que hongos están presentes y en qué proporción, para después determinar correctamente el producto a utilizar. No todos los funguicidas curasemillas trabajan igual, por lo que el producto apliquemos debe garantizar eficiencia ante los patógenos presentes en la semilla, ya sea un producto específico o un producto de amplio espectro.

Existen varias pruebas de laboratorio desarrolladas para detectar hongos en semillas, siendo el método sobre papel o Blotterm uno de los principales métodos utilizados en el análisis sanitario de las semillas de trigo. Esta prueba se basa en determinar del porcentaje de semillas infectadas con un determinado hongo. Mediante la observación de las estructuras de fructificación y de las características de las colonias que forman, los analistas identifican que hongos están presentes en la muestra y determinan el porcentaje de semillas con presencia de cada patógeno.


Los Laboratorios Acreditados para el Análisis de Semillas en Argentina pueden diagnosticar el estado sanitario de la semilla de nuestro lote. Algunos están especialmente habilitados para realizar Análisis de Sanidad y cuentan con el equipamiento necesario y profesionales capacitados para identificar y ponderar la necesidad de un tratamiento específico del lote de semillas.

En el caso de la semilla de trigo, podemos encontramos con hongos patógenos afines a otros cultivos como avena y cebada. Si bien la rotación de cultivos tiene sus beneficios, no puede asegurarnos una ausencia completa de contaminación. Además debemos recordar que la semilla de trigo, considerada como unidad reproductiva, no es propiamente una semilla sino un fruto seco denominado “cariopse”, y que está formado por diversas capas protectoras del embrión y de las sustancias de reserva. Algunos hongos patógenos encuentran en ellas un lugar perfecto de establecimiento y proliferación.

Algunos de los principales patógenos con los que nos podemos encontrar son: Tilletia caries y Tilletia foétida (tizón o caries); Leptosphaeria nodorum (Septoriosis); Urocystis agropyri (Helmintosporiosis); Pyrenophora avenae (Helmintosporiosis en Avena); Pyrenophora teres (Mancha reticular en Trigo y Cebada); Ustilago nuda f. sp. tritici y Ustilago nuda f. sp. hordei (Carbón desnudo en Trigo y Cebada); Cochliobolus sativus (Mal de pie y enfermedad del tallo en Trigo y Cebada); Ustilago hordei (Carbón cubierto en Cebada); Ustilago hordei f.sp avenae (Carbón cubierto en Avena); Pyrenophora gramínea (Helmistosporiosis en Cebada); Fusarium spp. (Mal del pie por Fusarium en Trigo y Cebada) y Ustilago avenae (Carbón desnudo en Avena). 


A veces, vemos que se pretende esconder un problema de una deficiente germinación, modificando la densidad de siembra, y así aumentar la población inicial de plántulas. Sin tener en cuenta que en lotes con una infección mediana o severa, solo estamos agravando la muerte de las plántulas e inclusive de las semillas que se encuentran en plena germinación por debajo del suelo. Esto ocurre como un proceso natural de “infección secundaria”, donde las semillas sanas se contaminan a partir de las enfermas y no logran germinar ni emerger. 

Recomendaciones importantes para el envío de muestras


Ante todo, debemos tener en cuenta que la representatividad del análisis depende de un correcto muestreo. 

 

  • No dañar la semilla durante el muestreo ni seleccionar según tamaño, forma, densidad, etc.

  • Tomar siempre el mismo número y cantidad de muestras primarias por cada envase

  • Elegir los envases a muestrear al azar o de acuerdo a un plan sistemático a través del lote de semillas. Si es a granel o en grandes contenedores tomar las muestras primarias de posiciones al azar.

  • Tomar las muestras primarias de la parte superior, media e inferior de los envases.

  • Enviar al laboratorio al menos la cantidad mínima de semillas requerida para el ensayo.

  • Conformar la muestra compuesta combinando muestras primarias uniformes y mezclando adecuadamente. 

  • Utilizar envases con respiración (tela, bolsa de papel, polipropileno o polietileno de bajo micronaje) y dentro de las 72 h desde el muestreo cuidando las condiciones de traslado y almacenamiento (temperatura, humedad, radiación, manipuleo)

  • Junto con la muestra, incluir: 1) Nombre y dirección del solicitante, 2) Especie, 3) Cultivar, 4) Número y peso del lote, 5) Año de cosecha, 6) Análisis solicitado

  • Contactar al laboratorio ante cualquier duda.

El tratamiento y/o curado de lotes de semillas realizado “a ciegas” es un verdadero riesgo tanto por sus efectos económicos como por las consecuencias ambientales. El tratamiento o curado sobre una base de sólidas es lo que nos permitirá consolidar una producción de semilla racional y sustentable.