Metolacloro vs S-Metolacloro

14 de Agosto   de 2019

Pertenecientes a la familia de cloroacetamidas, cada uno tiene sus adeptos para su uso como herbicida preemergente con poder residual. Repasamos las virtudes de cada producto para que tus cultivos rindan al máximo.

El metolacloro es un herbicida que se ha utilizado ampliamente durante más de 20 años para el control selectivo de malezas en gran cantidad de cultivos en todo el mundo. Su comportamiento favorable en el suelo y su bajo riesgo de desarrollar resistencia a las malezas lo posicionan como una solución que se integra bien a las prácticas de manejo sustentable. El metolacloro consta de cuatro estereoisómeros, con actividad herbicida que proviene principalmente del par de isómeros S.


Como herbicida pre-emergente de acción sistémica y residual, actúa principalmente como inhibidor de la germinación de las malezas por su rápida penetración y por su acción sobre los tallos. Penetra a través de coleoptile e hipocotile, inhibiendo la síntesis de ácidos de cadena larga, componentes de las ceras cuticulares.


El metolacloro común es una mezcla rasémica (1:1) en la que los isómeros R y el S mantienen entre sí la relación de imágenes especulares y son encontrados en proporciones equivalentes (50:50). En el caso del metolacloro, el biológicamente más activo es el isómero S.


El uso primordial de las formulaciones de metolacloro en Argentina es como herbicida de premergencia, es decir debe aplicarse inmediatamente luego de la siembra del cultivo. Demostró ser altamente efectivo contra gramíneas y latifoliadas en cultivos de maíz, girasol, maní y poroto. También permite su utilización en combinación con otros herbicidas. 

Metalocloro o S-metalocloro

La diferencia entre metolacloro y Smetolacloro se manifiesta en su isomería. El metalocloro posee 2 isómeros S y R, en una proporción 50 y 50%, mientras que s-metolacloro tiene una proporción isomérica de 88% S y 12% R.

Una mejora en el proceso de síntesis permitió obtener prácticamente sólo el isómero S, por lo tanto un herbicida formulado en base a ese isómero (s-metolacloro), a igualdad de concentración, tendrá una mayor eficacia, a la misma dosis, que el formulado en base a la mezcla rasémica de isómeros S y R. El enantiómero (R) es menos activo y los métodos de producción modernos producen una mayor concentración de s-metolacloro.

Bagual.jpg
Bagual Plus.jpg

¿Cuál es la diferencia entonces?

Como existe una mayor proporción del isómero activo en el s-metalocloro (Bagual Plus) las tasas de aplicación (dosis/hectárea) se reducen en comparación con las tasas de aplicación del metalocloro (Bagual).

 Por lo tanto, de acuerdo a tipo de suelo, las dosis de s-metolacloro son a veces entre un 30-35% menores que las del metolacloro. En algunas formulaciones con mayor concentración de activo, también viene mezclado con atrazina para mejorar el espectro de control y residualidad especialmente en maíz y sorgo granífero.

A los índices de uso más bajos y con formulaciones altamente concentradas que contienen hasta un 96% (p / v) de ingrediente activo, el uso de s-metolacloro dará como resultado una reducción sustancial del riesgo para los aplicadores, los consumidores y el medio ambiente, y el herbicida continuará desempeñar un papel importante en el manejo sostenible de malezas.

En cuanto a la selectividad hacia los cultivos para los que ambos tienen registro en SENASA, no deberían existir diferencias, utilizando el herbicida seleccionado cumpliendo las recomendaciones del fabricante.

¿Cómo aplicarlos?

Como tratamiento de pre-emergencia se debe aplicar el producto después de la siembra del cultivo y antes de la emergencia de las malezas, sobre el terreno húmedo o posterior a una lluvia sobre suelo bien desmenuzado. Períodos prolongados sin lluvias luego de la aplicación, disminuyen la actividad del herbicida.

El producto tiene una solubilidad en agua de 530 ppm, es decir que se solubiliza en el agua en el suelo con la humedad y la plántula de la maleza al atravesar la "capa" herbicida” toma el producto, de allí que debe ser usado con humedad en el suelo para que se solubilize o debe recibir una lluvia de 10-20 mm dentro de 7-10 días de la aplicación.

En lo referente a su residualidad, la vida media en el suelo está calculada entre 30-50 días y su acción depende por supuesto de la sensibilidad de la maleza a controlar, descomposición (principalmente microbiana), lluvias, tipo de suelo, etc. Las dosis de ingrediente activo a usar dependen del clima, tipo de suelo y tipo de malezas a controlar, y están especificadas en los marbetes respectivos de las formulaciones.

Conclusión final

Como conclusión, en base a diferentes ensayos realizados en el país y en el exterior, es muy difícil observar diferencias de performance entre ambos activos cuando los productos son aplicados a dosis recomendadas. Por lo tanto llegamos a la conclusión que las soluciones comerciales recomendadas con metolacloro o s-metolacloro no demuestran diferencias significativas en el control de malezas, quedando la opción de elegir en manos del productor acorde a las necesidades específicas de su establecimiento agropecuario.

Fuentes consultadas

  • Aapresid – Selección y uso adecuado de herbicidas pre emergentes.

  • INTA - Manejo de Malezas en el Cultivo de Maíz.

  • ARGENBIO - Eventos y combinaciones de eventos aprobados en  Argentina para su siembra, consumo y comercialización.